DomusVi, la compañía que trabaja para preservar el bienestar y la vitalidad de las personas mayores, apuesta por un tratamiento completo para mejorar la calidad de vida de los residentes de sus centros, especialmente aquellos que padecen Alzheimer u otras demencias vinculadas al deterioro físico o cognitivo. Así, además de tratamientos farmacológicos, la compañía impulsa terapias, actividades o enfoques no farmacológicos innovadores dirigidos a más de 15.000 usuarios de sus centros geriátricos en España a fin de minimizar el deterioro y sus síntomas psicológicos o conductuales. 

Estos tratamientos contribuyen a la mejora del bienestar de los residentes de DomusVi que presentan algún tipo de deterioro cognitivo (66% de los usuarios), incluidos aquellos que presentan un diagnóstico de Alzheimer (27%). La compañía apuesta por estas terapias innovadoras por los múltiples beneficios que generan en las personas mayores. La estimulación de capacidades sensoriales, cognitivas, motrices y sociales, la reducción de trastornos del comportamiento y estados de ánimo o la mejoría del dolor son algunos de ellos. 

En este sentido, las terapias no farmacológicas contribuyen a reactivar sensaciones y recuerdos, facilitar la comunicación, las relaciones sociales y la autonomía, mejorar la concentración, la coordinación, la autoestima, la seguridad y el estado de ánimo, aumentar la actividad física, estimular los sentidos y la creatividad y reducir el estrés, la ansiedad, la sensación de soledad y el aislamiento.

Tal y como explica Nieves Campos, coordinadora del Departamento Técnico Asistencial de DomusVi, “los resultados de estas terapias están teniendo efectos muy positivos y beneficiosos en los usuarios con dependencia, especialmente en aquellos que padecen dependencia con trastorno de conducta. Dichas terapias han logrado reducir los síntomas del trastorno, disminuyendo la ansiedad y el nerviosismo, e incrementando en gran medida la concentración”.