Mañana, 21 de octubre, se celebra el Día Mundial del Ahorro de Energía con el objetivo de concienciar sobre la importancia de reducir el consumo energético a través de un uso razonable y sostenible de la energía. A esto se añade, por supuesto, el aumento de la factura de la luz que hemos sufrido en España en los últimos meses: la calefacción, el agua caliente, los electrodomésticos o la iluminación, utilizados incorrectamente, contribuyen a aumentar el gasto en el hogar.

Los electrodomésticos, junto con la calefacción, son los factores que determinan la mayor parte de la energía consumida en una vivienda. Según los datos de Red Eléctrica de España, el consumo eléctrico que generan este tipo de aparatos en el hogar de un consumidor medio se sitúa en torno al 66% del gasto de la factura de luz anual.

Utilizar productos Smart Home para ahorrar energía en el hogar es una de las maneras más sencillas de mejorar el impacto que generamos en el medio ambiente sin renunciar al confort. Por este motivo, en el Día Mundial del Ahorro de Energía, SPC, la compañía tecnológica española especializada en el desarrollo de productos smart, recopila algunos consejos sobre cómo optimizar el consumo de electricidad y sus beneficios para el medio ambiente y la economía personal.

Nunca volverás a dejar las luces encendidas por accidente

Según estimaciones del IDAE, el cambio de hora, que tendrá lugar la madrugada del domingo 31 de octubre, permitirá un ahorro del 5% del consumo eléctrico en iluminación, equivalente a unos 300 millones de euros. No obstante, sigue siendo necesario hacer un uso responsable de la luz en el hogar: en este sentido, los sistemas de iluminación inteligentes, además de ser más confortables, mejoran la eficiencia energética y la seguridad de la casa. Al ser LED, son más eficientes a la hora de producir luz, contando de media con un 80% de ahorro respecto a las incandescentes, tienen una mayor vida útil y ofrecen la misma cantidad de luz. Por ejemplo, con una bombilla LED de 10W de potencia se consigue el mismo resultado que con una tradicional de 75W.

Soluciones como la línea Aura de SPC permiten gestionar mejor la electricidad que se consume en la vivienda, lo que ayudará a ser más sostenibles en el día a día. Cuentan con una vida útil de 15.000 (Aura 450) a 25.000 horas (Aura 800 y Aura 1050), lo que supone hasta 15 años de autonomía si se utilizan una media de 4 horas diarias.

Enchufes inteligentes: un sencillo gesto para un hogar más ecológico

Los enchufes inteligentes pueden facilitarte más información de la que te imaginas: miden el consumo eléctrico en tiempo real para saber cuánto consume exactamente el aparato conectado a través de ellos. Conocer cuántos kilowatios está consumiendo cada uno te ayudará a controlar la energía que gastas, como conocer con exactitud cuánto consume tu lavadora o tu frigorífico. Por ello, resulta especialmente útil en invierno, si utilizas calefacción eléctrica. De igual modo, te facilitará saber si te conviene contratar una tarifa eléctrica con discriminación horaria.

Además, con este tipo de soluciones es posible escoger qué aparatos pueden funcionar simultáneamente y reducir la demanda de red o controlar cuándo se utilizan estos dispositivos. Por ejemplo, es posible evitar que productos como la televisión, reproductores multimedia o monitores se queden en reposo, o apagarlos automáticamente al salir de casa o al irse a dormir. De esta forma, el consumo en espera se eliminaría hasta el punto de ahorrar de 9 euros al año —con una cadena de música— a 6 euros al año —en consolas de videojuegos—, según cifras de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios). 

Climatización eficiente y acorde a tus necesidades 

El invierno está a la vuelta de la esquina, y muchas viviendas tendrán la calefacción en marcha prácticamente todo el día. No obstante, bajar un grado la temperatura puede suponer un ahorro de unos 60 euros al año en una vivienda familiar media. El uso de termostatos inteligentes permite controlar de forma inalámbrica la temperatura de la vivienda: los usuarios podrán enfrentar los cambios de temperatura con la máxima comodidad y sin la preocupación de encontrarse al final del mes con una vertiginosa factura de luz o de gas, además de reducir considerablemente el impacto sobre el medioambiente.

Hay algunas referencias que también reconocen si hay ventanas abiertas e incorporan la función de geolocalización, creando una automatización para que la calefacción se ajuste a una determinada temperatura cuando se encuentran cerca de la vivienda.

Otra opción es instalar válvulas inteligentes en las diferentes habitaciones de la vivienda. Su instalación es rápida y sencilla y permiten decidir la temperatura habitación por habitación: no será necesario consumir energía en aquellas estancias que, por su orientación u otras características, ya cuenten con una temperatura ideal, optimizando el consumo al cien por cien.

Si solo dispones de aire acondicionado con bomba de calor, también puedes gestionarlo de manera inteligente

Si solo dispones de aire acondicionado con bomba de calor en tu vivienda, su gasto puede llegar a ser bastante elevado en épocas de frío. Para que la vivienda sea más sostenible, es posible definir automatizaciones determinadas que hagan más fácil su programación diaria en horas de salida o llegada al hogar. 

Los dispositivos de control de infrarrojos, como SPC Horus, pueden ayudar a monitorizar la climatización de la vivienda: si se vincula, por ejemplo, al mando del aire acondicionado, es posible gestionarlo desde el smartphone o tablet en cualquier momento. Por ello, si la rutina de un día ha cambiado y no hiciera falta encender el aire hasta más tarde o incluso no encenderlo, puede hacerse remotamente. De esta forma se evita tener dispositivos encendidos cuando no resulte necesario.