Las relaciones sociales son un factor clave para el bienestar de los adultos mayores

Estos resultados, basados en estudios con personas mayores de 80 años de cuatro países europeos, reflejan diferencias entre países nórdicos y mediterráneos

En el marco del proyecto europeo EMMY (European Welfare Models and Mental Wellbeing in Final Years of Life), investigadores del Departamento de Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y el CIBER de Salud Mental (CIBERSAM) llevaron a cabo un estudio con el objetivo de conocer qué hace felices a las personas de edad más avanzada.

Para obtener la información necesaria, realizaron 24 grupos de discusión en los que participaron 117 personas mayores de 80 años de cuatro países europeos: España, Italia, Finlandia y Noruega. Durante las sesiones, las personas mayores fueron invitadas a explicar qué les hace felices.

De acuerdo con los resultados, publicados en la revista Ageing & Society Cambridge University Press, las perspectivas de los participantes fueron clasificadas en cinco temas: red social, oportunidades de participación social, apoyo social, valor de las interacciones sociales y conexión.

“La red social resultó ser el factor más importante en todos países, en particular la familia, con su rol de apoyo y amor recíproco”, explican los autores.

“La oportunidad de estar con los demás, de hacer actividades juntos y voluntariado —agregan— también se señaló como un elemento importante para la felicidad. Los participantes señalaron la importancia de sentirse útiles y activos”.

Diferencias entre nórdicos y mediterráneos

Respecto al apoyo social, mientras que los participantes nórdicos subrayaron más la importancia de sentirse queridos y atendidos, los mediterráneos reportaron sentirse mejor sabiendo que sus queridos están bien y son felices. Su propia felicidad se basa en el bienestar de sus seres queridos.

Además del valor de sentirse conectados con los demás, los participantes resaltaron la calidad de las relaciones. Mientras que en los países mediterráneos destacaron el placer de relaciones armónicas y sin conflictos, en los países nórdicos remarcaron el papel del contacto intergeneracional y los intereses compartidos.

“Muchos de los participantes comentaron sentir miedo a la soledad y a ser abandonados. Sin embargo, estos sentimientos fueron más comunes entre los participantes italianos y españoles, mientas que los finlandeses y noruegos también señalaron la parte positiva de disfrutar de momentos en soledad”, comentan los autores.

Estos resultados apuntan a que los países nórdicos deberían apostar más por promover la participación de los más mayores en su comunidad y en actividades específicas, mientras que los países mediterráneos deberían realizar esfuerzos para que las personas de edad más avanzada puedan mantener las relaciones con sus familiares y seres queridos, haciendo sentir a las personas de edad más avanzada como agentes activos en estas relaciones.

“Las diferencias entre los países nórdicos y mediterráneos sugieren la posibilidad de una influencia cultural en la felicidad. Por tanto, esto implica también plantear intervenciones y políticas específicas en cada país”, concluyen los autores.


Referencia bibliográfica:

Castelletti, C., Martín-María, N., Cresswell-Smith, J., Forsman, A.K., Nordmyr, J., Ådnanes, M., Donisi, V., Amaddeo, F., Miret, M., Lara, E. 2021. Comprehending Socio-relational Factors of Mental Wellbeing in the Oldest Old within Nordic and Mediterranean Countries. Ageing & Society 1-21. doi:10.1017/S0144686X21001458