Los consumidores del Bono Social pagarán la mitad de precio en su factura eléctrica con los nuevos descuentos

El coste de la luz sigue disparado. No es ninguna novedad. A la borrasca Filomena de principios de año, se sumaban nuevos máximos que alcanzaba el precio de la luz en junio coincidiendo con la entrada en vigor de la nueva tarifa eléctrica. Con este panorama encima de la mesa, ahorrar se hace cada vez más complicado, lo que ha llevado al Gobierno a tomar cartas en el asunto ampliando los descuentos del Bono Social, pero, ¿en qué se traduce esta medida?

Principalmente, en que todos aquellos que están acogidos a esta ayuda en el mercado eléctrico, se verán beneficiados por el aumento de los descuentos aplicados por parte del Gobierno de forma extraordinaria. Y lo ha hecho en un 35% y 30%, dependiendo del colectivo en el que se encuentre. En consumidores vulnerables, el incremento ha ido del 25% al 60%; y en consumidores vulnerables severos, ha pasado del 40% al 70%. Algo que se llevará a cabo hasta el próximo 31 de marzo de 2022. 

“Aunque de primeras se ha fijado esta fecha, al final todo es revisable y si se siguen alcanzando precios desorbitados por esas fechas, podría darse la circunstancia de que el Gobierno siguiera ampliando este período; todo dependerá de la evolución del precio de la luz”, manifiestan desde Roams, asesor digital experto en materia energética. 

Esta medida se toma de forma extraordinaria con el fin de ayudar y proteger a los consumidores más vulnerables. Eso sí, los requisitos para acceder al Bono Social se mantienen sin variación alguna, tal y como puedes comprobar aquí

pastedGraphic.png

Fuente: Roams. 

Cabe recordar que para acceder al Bono Social, es necesario tener contratada la PVPC y renovar el Bono Social cada dos años. Además, si tienes la tarifa regulada de gas (TUR) y eres beneficiario del Bono Social, el Bono Social térmico se activa automáticamente. 

¿Cuánto se puede llegar a ahorrar un consumidor con estos descuentos?

En general, los consumidores incluidos en estos colectivos pueden llegar a reducir hasta la mitad el coste en su factura de la luz. Pongamos por caso una familia de pensionistas con pensión mínima, consumo medio mensual de 160 kWh y un coste en su factura de la luz de 43,2€/mes. Al ser considerado un consumidor vulnerable, el descuento que se aplicará es del 60%, es decir, que acabará pagando 17,98€/mes. Sin embargo, con el descuento del 25% que se aplicaba hasta ahora, tendría que pagar 32,4€/mes o lo que es lo mismo, prácticamente el doble. 

Al elevado precio diario que lleva registrando la luz prácticamente en los últimos doce meses, se une también la reactivación en el número de solicitudes al Bono Social. Y es que, según datos del Gobierno, 194.456 hogares han accedido a esta ayuda en el primer semestre de 2021, lo que supone un incremento de un 17,7% con respecto a finales del año pasado. Ya son más de 1,3 millones de familias las que se acogen a este descuento aplicado por la comercializadora en la factura de la luz.

Ya en 2018 cambiaba la normativa y la forma en la que se sufragaba. De ahí que desde entonces se empezase a reflejar el coste del bono social en las facturas de luz de los clientes. Sin embargo, ahora no aparece reflejado ya en las facturas. ¿Quién se hará cargo de este incremento?