¿Por qué llorar es bueno?

En ocasiones vemos el acto de llorar como algo negativo, pero lo cierto, es que es de lo más beneficioso. Si bien en ocasiones nos hemos visto reprimidos por el qué dirán, o por eso de “tengo que ser fuerte”, se trata de un hecho que tanto a nivel emocional como físico nuestro cuerpo agradece.

“Muchas veces mostrar nuestras emociones e incluso liberarlas se vuelve algo de lo que avergonzarse, bien sea por la imagen que nos hemos creado nosotros mismos o por lo que dice la gente. Pero las emociones hay que sentirlas, porque de esta forma aprendemos a gestionarlas y a conocernos mejor. Uno de los principales problemas que tenemos con las emociones es que desde pequeños nos las han clasificado como “buenas” o “malas”, pero lo cierto es que simplemente son, y tenemos que permitir que fluyan para que a la larga seamos capaces de entender el mensaje que traen consigo” comenta Fran Sabal, autora del libro Nutrición Emocional y especialista en gestión emocional.