Cómo prevenir y aliviar los síntomas del resfriado de forma natural

Con la llegada del invierno aumentan los resfriados y molestias en las vías respiratorias. Esto no solo se debe al frío, sino también a que durante esta época del año pasamos más tiempo en espacios cerrados, lo que promueve la propagación de gérmenes y, por lo tanto, se incrementan las posibilidades de contagio.

Este año, los expertos prevén un incremento de los casos de resfriados, catarros y gripe común, debido a que el año pasado se tomaron medidas que ayudaron a prevenir algunos virus estacionales. Según un estudio publicado en la revista científica Vaccines, el distanciamiento social, el confinamiento y el uso de mascarillas no sólo han evitado en gran medida la transmisión del COVID-19, sino que también han contribuido a reducir la proliferación de otros virus respiratorios como la gripe[1].

Los síntomas más usuales de las infecciones respiratorias suelen ser tos seca, dolor de garganta, cansancio, congestión, secreción nasal y estornudos. Con el objetivo de ayudar a prevenir y tratar los síntomas de las infecciones respiratorias en invierno, Aquilea, la marca de productos a base de ingredientes naturales de Uriach, ofrece una serie de recomendaciones para prevenir, tratar y aliviar las molestias en las vías respiratorias de forma natural.

Consume mucha vitamina C. ¿Sabías que nuestro cuerpo no produce vitamina C, sino que la obtiene a través de lo que ingerimos? La vitamina C es un antioxidante que protege nuestro sistema inmunitario, razón por la que es vital que la incluyas en tu dieta si quieres potenciar tus defensas durante los días de frío. Los alimentos más ricos en esta vitamina, además de los cítricos como la naranja, son el kiwi, el brócoli, el repollo y los pimientos.

Incluye própolis en tu dieta. El própolis o propóleo es un aliado natural para tratar distintas dolencias debido a sus propiedades antisépticas, antivirales y antiinflamatorias. Desde tiempos inmemorables, esta sustancia producida por las abejas, a partir de la resina de los árboles, se ha empleado para prevenir y aliviar afecciones respiratorias.

Toma más infusiones. Uno de los métodos clásicos para combatir las bajas temperaturas es tomar bebidas calientes, como las infusiones. ¿Sabías que mientras lo haces también estás cuidando tu salud? Las infusiones aportan distintos beneficios dependiendo de qué hierbas utilices. Si buscas aligerar la tos, el tomillo, la raíz de altea y el llantén son una estupenda opción debido a sus características expectorantes, mucolíticas y analgésicas. Otras plantas menos conocidas, como la equinácea, mejoran el sistema inmunológico y promueven la prevención de catarros provocados por el cambio de estación.

Realiza vahos de eucalipto. El eucalipto es una planta conocida por sus propiedades antisépticas y antinflamatorias, por lo que en muchas ocasiones se utiliza para aliviar algunos problemas respiratorios causados por resfriados y catarros. Si buscas descongestionar tus vías respiratorias y calmar la tos, echa un puñado de hojas de eucalipto en una olla con agua hirviendo, para luego colocarte una toalla sobre la cabeza e inhalar el vapor hasta sentirte mejor.

Potencia tus defensas con una dieta equilibrada. Una dieta equilibrada ayuda a prevenir enfermedades. Durante el invierno tendemos a consumir más alimentos altos en grasas, carbohidratos y azúcares, sin embargo, no debemos descuidar el consumo de frutas y verduras, que nos aportarán vitaminas que fortalecerán nuestro organismo. En el caso de los adultos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda tomar al menos 5 porciones de frutas y hortalizas al día, evitar las grasas industriales, procurar que la sal sea yodada, y aumentar el consumo de cereales integrales.

Aquilea, cuidado para las vías respiratorias

La gama Vías Respiratorias de Aquilea ofrece una serie de soluciones a base de ingredientes naturales con propiedades beneficiosas para ayudar a calmar los síntomas provocados por los resfriados o la gripe, para prevenir, tratar y aliviar las molestias en las vías respiratorias especialmente durante los meses más fríos. Además, están disponibles en diversos formatos, que se adaptan a las diferentes necesidades y situaciones.

  • Aquilea Respira está indicado en los casos de congestión nasal por resfriado, gripe, rinitis alérgica o sinusitis.  Es un spray nasal de efecto rápido y prolongado con aloe vera y aceites esenciales de eucalipto y abeto balsámico, que despejan la nariz y disminuyen la inflamación de las mucosas, con un efecto de alivio y frescor. 
  • Aquilea Mucus en jarabe o comprimidos efervescentes para ayudar a aliviar las vías respiratorias gracias al própolis. Contiene también vitamina C, que contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario y Drosera, una planta que ayuda a mantener el nivel óptimo de mucosidades y a la salud de las vías respiratorias. 
  • Aquilea Garganta, a base de grindelia, salvia y ácido hialurónico, calma el dolor de garganta. 
  • Aquilea Própolis Comprimidos es un complemento alimenticio a base de própolis  tradicionalmente utilizado por sus propiedades que ayudan al mantenimiento de la garganta. 
  • Aquilea Própolis Jarabe está compuesto por própolis junto con  
    yemas de pino para las vías respiratorias, y equinácea, vitamina C, zinc, cobre y manganeso, que ayudan al mantenimiento de las defensas naturales. 
  • Aquilea Própolis Spray ayuda al mantenimiento de la garganta, ya que contiene una alta concentración de própolis, agrimonia, grosellero negro y erísimo (hierba de los cantores) plantas tradicionalmente utilizadas para la garganta. Gracias a su cánula se aplica directamente en la garganta, proporcionando una sensación de bienestar inmediato. 
  • Aquilea Tos Family, un producto para toda la familia para calmar la tos seca o productiva con extractos naturales de llantén, hiedra, liquen de Islandia y altea que crean una película protectora que calma la tos y protege de las irritaciones mejorando la funcionalidad de las vías respiratorias superiores. 
  • Aquilea Kids Própolis, un formato para los más pequeños de la familia, ya que son los más susceptibles a resfriados durante los meses de otoño e invierno porque el aire frío y la calefacción de los ambientes cerrados pueden secar sus membranas nasales, lo que facilita la entrada de microorganismos como virus y bacterias.