Cardiólogos intervencionistas analizan todas las novedades de la especialidad en el curso CSC Estructural

El curso CSC Estructural se celebrará los días 31 de marzo y 1 de abril en Barcelona en el que se reunirán especialistas en Cardiología Intervencionistas para mostrar los procedimientos de intervencionismo estructural de forma sencilla, ofrecer consejos y pautas para la selección adecuada de pacientes para iniciar de forma exitosa un nuevo programa y mostrar las novedades técnicas, de imagen cardíaca y de dispositivos que se hayan incorporado en este último año.  

Como ha explicado el Dr. Dabit Arzamendi, profesor Asociado de la Univertat Autònoma de Barcelona y cardiólogo Intervencionista en Cardiopatía Estructural del Hospital de la Sant Creu i Sant Pau, Barcelona, se trata de un congreso dirigido a un amplio espectro de operadores. Desde aquellos que necesitan convencerse de que los procedimientos bien planificados no son tan complejos, hasta aquellos que ya están dando los primeros pasos y sin olvidar a los expertos que quieren apuntalar aspectos técnicos concretos. 

El programa será combinado y seguirá un sistema “see one, do one, teach one”. “El CSC Estructural sirve, sobre todo para la primera fase, para el “see one”; pero el objetivo ha de ser ayudar a los diferentes operadores en el “do one” y que posteriormente se incorporen al congreso para que sean parte del “teach one”, es decir, las curvas de aprendizaje de unos han de servir para amortiguar las de los otros”, ha añadido. 

La llegada del intervencionismo estructural, con su amplia expansión y complejización, ha supuesto un gran cambio en la Cardiología Intervencionista en la última década. En este sentido, el Dr. Ignacio Cruz González, jefe de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista del Hospital Universitario de Salamanca y presidente de la Asociación de Cardiología Intervencionista de la Sociedad Española de Cardiología, ha explicado cómo esto ha influido en la forma de organizar una Unidad de Cardiología Intervencionista.

El volumen de procedimientos en cardiología estructural ha crecido de forma exponencial en los últimos años y sus características han hecho que se cambie la manera de organizar una sala de hemodinámica teniendo que trabajar en muchos casos de forma conjunta en la sala con los especialistas de imagen o de anestesia”, ha afirmado el especialista al tiempo que ha agregado que también se han adaptado físicamente las salas a estas necesidades y el flujo de pacientes en muchos de estos casos no es el habitual de los enfermos coronarios. 

Asimismo, ha continuado, se ha procedido a una reestructuración de la programación, dando lugar a unos procedimientos novedosos, complejos y diferentes. En muchas Unidades de Cardiología Intervencionista, el número de operaciones estructurales supone un tercio de la actividad total y es previsible que vaya en aumento. “La cardiopatía estructural ha pasado de ser una actividad residual a necesitar una agenda propia con recursos propios y que debe ser flexible para poder adaptarse a los cambios continuos”, ha concluido el Dr. Cruz.

Intervencionismo transcatéter: mitral, aórtico y tricuspídeo

Tal y como han indicado los cardiólogos intervencionistas, el intervencionismo transcatéter vivirá una evolución en los próximos años. Así, para el Dr. Xavier Freixa, cardiólogo Intervencionista del Hospital Clínic de Barcelona, se va a ver un crecimiento progresivo de las terapias de reparación mitral “borde-a-borde” tipo Mitraclip o Pascal y formarán parte del arsenal terapéutico cotidiano.

“Estas terapias van a tener un papel fundamental en la insuficiencia mitral funcional y en pacientes con insuficiencia mitral degenerativa de alto riesgo quirúrgico. Por otro lado, la terapia con Mitraclip y Pascal se va a considerar como una primera opción en casos de insuficiencia mitral aguda, tras infarto de miocardio, para evitar el riesgo quirúrgico en pacientes inestables. En cuanto a las terapias de sustitución mitral percutánea, también van a adquirir una relevancia creciente. A la vez que diversos hospitales van a incorporar el dispositivo Tendyne, la única válvula mitral con marcado CE, otras válvulas mitrales de acceso transapical o transeptal van a aparecer en el mercado. Sin ningún lugar a duda, el campo de la sustitución mitral percutánea va a experimentar una gran evolución en los próximos años”, ha subrayado el especialista.

A su vez, el Dr. Luis Nombela Franco, cardiólogo Intervencionista y coordinador de Intervencionismo Estructural en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid, ha hablado de la evolución del intervencionismo transcatéter aórtico. Al respecto, ha advertido de que está llegando o ha llegado a tal grado de perfeccionamiento técnico que es difícil predecir cuál será su evolución y mejoría en los próximos años. 

“A nivel de indicaciones es probable que siga expandiéndose la técnica a otros escenarios clínicos que hasta el momento no están recomendados en las guías de práctica clínica. Algunos ejemplos son la TAVI en válvula aórtica bicúspide, estenosis aórtica severa asintomática, estenosis aórtica moderada sintomática o con disfunción ventricular y tratamiento combinado de la valvulopatía aórtica con valvulopatía mitral-tricúspide o enfermedad coronaria. Asimismo, los procedimientos de ‘TAVI dentro TAVI’ tendrán su importancia en el futuro, a medida que cada vez más pacientes jóvenes se van tratando con TAVI y superarán los 10-15 años de seguimiento”, ha comentado. 

Desde el punto de vista técnico, la ausencia de regurgitación aórtica residual será la norma en la mayoría de los casos, similar a los resultados quirúrgicos, el alineamiento comisural sistemático con todos los tipos de válvulas y la individualización de una válvula personalizada para cada paciente. “Sería ideal conseguir una mejoría en los resultados de los trastornos de la conducción, para conseguir expandir aún más la técnica en pacientes más jóvenes, sin penalización en este sentido”, ha añadido.  

Los procedimientos cada vez están más estandarizados y se diferenciará entre los casos complejos y casos sencillos. Mientras que, en los primeros, se requiere un equipo altamente especializado, es probable que para los segundos el procedimiento se realice de forma similar a como ahora realizamos una angioplastia coronaria. 

Finalmente, para el Dr. Rodrigo Estévez-Loureiro, del Servicio de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista del Hospital Universitario Álvaro Cunqueiro de Vigo, el intervencionismo tricuspídeo será un campo de gran desarrollo en los próximos años. “Esto se debe a que estamos empezando a concienciarnos de que es una valvulopatía asociada a mal pronóstico sin tratamiento específico y a que los métodos clásicos de abordaje quirúrgico no presentan buenos resultados. De ahí que la búsqueda de alternativas menos invasivas haya cobrado gran importancia recientemente”, ha manifestado el experto, quien ha advertido de que este desarrollo transcatéter no es sencillo, ya que hay, por delante, retos significativos como la selección de candidatos, la necesidad de una imagen muy avanzada y la complejidad en sí de los procedimientos, debido a las características anatómicas de las cavidades derechas. 

Para los casos que no puedan ser reparados, el Dr. Estévez-Loureiro ha insistido en que, en los próximos años, habrá gran cantidad de sistemas de reemplazo, tanto ortotópico como heterotópico disponibles, que permitirán extender la posibilidad de tratamiento transcatéter a una gran parte de la población con esta valvulopatía.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies