Consejos para reducir el síndrome del cuidador quemado

A día de hoy, cuidar de las personas mayores en sus hogares, rodeados por el entorno familiar, continúa siendo la alternativa escogida por muchos españoles, especialmente cuando se trata de personas que se encuentran en una situación de vulnerabilidad. A pesar de ser una experiencia emotiva y gratificante, estar a cargo de los cuidados de una persona mayor dependiente, y más aún cuando padece alguna enfermedad crónica como Alzheimer, Demencia, ELA o Parkinson, puede llegar a generar problemas importantes en la relación del núcleo familiar y en la propia salud de aquellos que deciden responsabilizarse, generándoles agotamiento físico, emocional y mental.

Por ello, con motivo del día Internacional de las FamiliasCuideo, la empresa líder en España en ofrecer servicios para el cuidado de las personas mayores a domicilio, expone algunos consejos con el objetivo de dar visibilidad a esta problemática, comúnmente conocida como “el síndrome del cuidador quemado” y prevenir los riesgos para la salud tanto física como mental de los familiares que deciden asumir el rol de cuidador. 

1. Conocer el punto en el que se encuentra la enfermedad del familiar: Entender la enfermedad, su evolución y la forma en la que afecta a la persona en cuestión es de vital importancia, pues permite anticiparse a los cambios progresivos que se irán produciendo, así como también comprender mejor las decisiones y actitudes que hay que adoptar en cada situación. Además, asimilar las dificultades a las que el familiar afectado se enfrenta es muy importante, ya que de esta forma se regulan las expectativas y, en definitiva, se relativiza la sensación de frustración que puede derivarse de la interacción con él. 

2. Pedir ayuda emocional siempre que se necesite: Hay veces en las que uno se ve tan desbordado que se bloquea y no sabe ni qué hacer ni qué decir. En estos casos, lo mejor es poder expresar abiertamente todo aquello que uno siente, sus frustraciones, temores y resentimientos, con algún familiar cercano, amigo, compañero de trabajo o incluso con algún profesional experto. Todas estas comunicaciones favorecerán la relajación y el estado anímico de la persona que cuida al dependiente, así como también su relación intrafamiliar.

3. No dejar de lado la vida privada ni los momentos de desconexión: El desgaste físico y emocional que experimenta una persona que convive y cuida de alguien dependiente es tan profundo que puede derivar en serios problemas de salud, tales como taquicardias, depresión, insomnio o irritabilidad, entre otros. En este sentido, es fundamental dedicarse tiempo a uno mismo para desconectar y hacer lo que más nos gusta. El ejercicio físico como el yoga o el pilates es el aliado perfecto en estos casos, ya que permite tener un mayor control de la respiración, eliminar toxinas, apaciguar las tensiones diarias y mantener la fuerza muscular. Además, la vida social y personal facilitará también la desconexión y permitirá recargar fuerzas para volver a los cuidados con mayor energía y vitalidad. Puede parecer un tópico, pero nunca hay que olvidar que cuidar de nosotros mismos es fundamental para poder cuidar de los demás. 

4. Pedir ayuda a los profesionales del cuidado de mayores: Es importante saber en qué momento hay que recurrir a ayuda profesional con tal de mejorar la calidad de vida de la persona mayor y evitar así que el entorno familiar caiga en el “síndrome del cuidador quemado”. En los últimos años, han surgido numerosas plataformas de cuidadores a domicilio con amplia experiencia en patologías y demencias que pueden ser de gran ayuda. Creada para garantizar la seguridad de las familias y el mejor cuidado profesional para el sector de la tercera edad, Cuideo ofrece un servicio de calidad totalmente personalizado que se adapta a las necesidades reales de cada uno y permite a las personas envejecer en su hogar de manera segura y sostenible.

“Nuestro objetivo desde Cuideo es encontrar al mejor profesional de cuidados a domicilio para cada una de las personas mayores y dependientes que así lo soliciten. Como parte del servicio, también realizamos un seguimiento continuado con las familias y cuidadores para atender sus necesidades y resolver cualquier tema de forma rápida y eficiente. Nos enorgullece saber que miles de familias confían en nosotros y en nuestro servicio, por ello trabajamos cada día para que la experiencia y opiniones de Cuideo sean positivas y satisfactorias” afirma Roberto Valdés, cofundador y consejero delegado de Cuideo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies