España necesita una inversión de 1.445 millones anuales en residencial para seniors 

 El residencial para población senior emerge como una de las principales tendencias inmobiliarias en España para los próximos años. El nuevo estudio de Atlas Real Estate Analytics, consultora especializada en data science aplicada al ámbito inmobiliario determina que el cambio demográfico está impulsando la inversión en este segmento, alcanzando los 2.533 millones de euros entre 2021 y 2022. 

Actualmente, en España hay 3,1 camas por cada 100 habitantes senior en activos especializados. Para cubrir la demanda estimada para los próximos años y cumplir con los criterios establecidos por la Organización Mundial de la Salud (de 5 camas en centros especializados por cada 100 habitantes mayores de 65 años), la inversión necesaria asciende a 1.445 millones de euros anuales hasta 2030. 

Alejandro Bermúdez, CEO de Atlas Real Estate Analytics, indica que, “Nos encontramos ante un auge lógico del sector, dado que no solo vivimos más, sino mejor y con mayores posibilidades a la hora de afrontar la jubilación. Además, España ha sido tradicionalmente un destino atractivo para los ciudadanos senior de Europa, que puede verse muy beneficiado si es capaz de generar una oferta competitiva”. 

El cambio demográfico se acentúa 

El número de personas mayores de 60 años en España ha incrementado en un 15,04% en los últimos 10 años. De hecho, los únicos segmentos de edad de la población que han crecido en este período han sido los situados a partir de 40 años, siendo el rango con mayor aumento es el de 80-100 años, con un crecimiento acumulado del 19.10%. En contraposición, la población que se sitúa entre los 20 y los 39 años ha disminuido un 21,9% respecto a 2011. 

En el caso de la población extranjera, esta ha incrementado un 97,14% en Madrid, un 110,12% en el caso de Barcelona y un 10,6% en Málaga, que comienzan a erigirse como alternativas a Alicante (-23,8%) o Santa Cruz de Tenerife (-11,78%). 

Este aumento de la población viene acompañado por un cambio de domicilio más frecuente. Si bien se pudo apreciar un descenso en la tendencia al inicio de 2020, en 2019 se registraron más de 298.500 movilidades. El 81% de los traslados se realizaron a nivel nacional, mientras que el 19% de los desplazamientos correspondieron a ciudadanos extranjeros. 

El cambio de residencia se ha podido apreciar especialmente en Comunidades Autónomas como Madrid, que registra un aumento del 24,5% de la población mayor de 65 años en los últimos 10 años, las Islas Canarias con un 23,1%, Cantabria, que crece un 18,8%, País Vasco, con un aumento del 18,33% o Baleares que aumenta 18 puntos porcentuales respecto a 2011. 

Entre otros motivos, el aumento de la movilidad senior tiene su origen en el aumento del poder adquisitivo de la población senior, que desde 2015 mantiene una tendencia positiva. El colectivo senior contaba en 2008 con una renta inferior a la media nacional y fue aumentando sensiblemente a lo largo de la década 2010- 2020. El caso contrario ocurrió con el segmento entre 30-44 años, que comenzó la década con una renta superior a la media para terminarla significativamente por debajo. 

Si bien es cierto que el segmento de edad entre los 45 y los 64 años cuenta con una renta media superior a la del segmento de +65 años, este último es el que ha tenido el crecimiento más alto en los últimos años. El aumento de la renta en esta población fue del 24%, frente al 9% en el segmento de entre 45 y 64 años. 

El aumento de la renta media en el colectivo senior se ha sentido sensiblemente en el gasto medio en vivienda, hasta acercarse a los 10.500 € de media al año. Pese a esto, el peso del gasto en vivienda dentro del presupuesto de la unidad familiar ha aumentado relativamente poco, por lo que podemos extraer que, manteniendo unas tasas de esfuerzo relativamente constantes, la población senior ha aumentado su gasto en vivienda y por ende la calidad del alojamiento a su disposición”, declara Daniel Bermúdez, COO de Atlas Real Estate Analytics. 

El estado actual del senior living en España 

En España, el modelo residencial para seniors se divide, principalmente en tres tipologías de inmuebles diferenciadas. En primer lugar, el modelo que ofrece cuidados sanitarios en centros especializados y que concentra la mayor parte de la oferta; otro modelo, todavía poco extendido en España, son las viviendas independientes que cuentan con servicios adaptados (pero no sanitarios); por último, se pueden detectar también cooperativas de vivienda orientadas al segmento senior, normalmente autogestionadas y con predominancia en las zonas rurales. 

En la actualidad, España cuenta con cerca de 5,600 centros de centros especializados operativos, lo cual supone un aumento del 4% frente a 2017. En términos de plazas totales, la cifra supera las 384,000 camas, un 7% superior en los últimos cinco años. Por el contrario, tan solo se identifican 2.684 unidades cuando hablamos de vivienda independiente con servicios. 

Desde 2021, se ha identificado una inversión de 2.553 millones de euros en inmuebles de estas tipologías, con más de 700 residencias en desarrollo y 48.300 camas, lo que supondrá un incremento del 12,7% de toda la oferta actual. 

No obstante, Alejandro Bermúdez apunta que este incremento no es suficiente: “Las previsiones de la demanda de los próximos años requieren de una respuesta inmediata por parte de promotores e inversores. Estimamos que en los próximos tres años los activos independientes con servicios pueden experimentar un crecimiento de la demanda superior al 78%, mientras que la demanda de centros asistidos podría crecer hasta en un 4%. Debemos tener en cuenta que muchas personas de la generación del `Baby Boom´ se encuentran muy cercanas a la jubilación y que su envejecimiento será mejor que el de generaciones previas. En este sentido, el mercado de activos con servicios que procuren una mejor calidad de vida se posiciona como una alternativa más atractiva que los centros que procuran cuidados médicos. 

El informe concluye que, en los próximos años, el mercado español avanzará hacia un mayor aprovisionamiento de la demanda. Para 2025 un 36% de las provincias ya contarán con oferta igual o superior a las 5 camas por cada 100 ciudadanos senior recomendados por la OMS. Pese a esto, un 22% seguirá contando con una oferta de camas inferior a 2.5 y un 42% se mantendrá entre 2.5 y 4.99. 

Descarga el informe completo 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies