Los oftalmólogos piden extremar precauciones durante la verbena de Sant Joan

La reducción de la gravedad del Covid-19 ha motivado que las actividades lúdicas y de ocio hayan recuperado los niveles de concurrencia prepandemia, con aforos que alcanzan el pleno en muchos casos. Este año se espera que la celebración de la verbena de Sant Joan recupere todo su esplendor, con asistencias masivas a los eventos públicos. 

Desde tiempos inmemorables, el solsticio de verano se conmemora con rituales de transformación vital, purificación y liberación a través del fuego. Como dice el refrán, quien juega con fuego se quema. Desgraciadamente, las estadísticas de asistencia durante la verbena lo corroboran. Si tomamos como ejemplo, la verbena de Sant Joan del 2014, el Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya informó de 255 asistencias relacionadas con quemaduras y afectaciones oculares producidas por petardos y hogueras. De éstas, 125 fueron quemaduras leves, 14 graves, 74 traumatismos y/o amputaciones, y 42 lesiones oculares -un 16% del total-. De las 255 personas atendidas, había 70 menores de 11 años, y 42 de entre 11 y 17 años, o sea, un 44% de menores de edad. Si tomásemos en consideración las asistencias realizadas en clínicas privadas, las cifras se dispararían todavía más.

“Los refranes siempre nos transmiten buenos consejos. El que dice que el mejor remedio es la prevención no se equivoca”, en palabras de la Dra. Lucienne Collet, oftalmóloga del Hospital Sanitas Cima, quien recomienda “utilizar gorras y gafas de piscina para proteger algo tan sensible como los ojos, que nos permiten ver el mundo. Un despiste de un instante puede comprometer nuestra vista toda una vida”.

Ante todo, la Dra. Collet remarca la importancia de seguir las recomendaciones de seguridad del Ministerio del Interior o la Generalitat de Catalunya. Es muy importante seguir las instrucciones de los fabricantes ya en el momento de comprar los petardos. El correcto etiquetado del material pirotécnico advierte de la edad a partir de la cual se puede manipular cada pieza. También informa de la forma correcta de utilización.

Es básico poner especial atención en que los más pequeños utilicen petardos autorizados para su edad y lo hagan bajo la supervisión de un adulto. No debemos encender un petardo cerca de la cara bajo ningún concepto y mucho menos lanzarlo a alguien. Hay que evitar usar petardos de caña corta. No debemos tirar petardos con la mano. En ningún caso se puede encender un petardo dentro de una botella, recipiente cerrado o contenedor. Si el petardo no se enciende, es mejor mojarlo con agua y no tocarlo. Nunca hay que confeccionar petardos caseros.

Si no se ha podido evitar el accidente ocular por estallido de petardos, La Dra. LucienneCollet del Servicio de Oftalmología del Hospital CIMA recuerda los consejos básicos de actuación inmediata:

·   No frotarse los ojos. El escozor y el dolor pueden ser abrumadores, pero frotarse los ojos sólo empeorará la situación.

·  Si hay una herida abierta en la zona externa del ojo es preciso presionar ligeramente para contener la hemorragia, limpiar con suero fisiológico, aplicar compresas frías y limpias y trasladar a la persona a un servicio de Urgencias, procurando que mantenga la cabeza erguida.

· Si sufrimos pequeñas abrasiones por entrada de cuerpo extraño, como el humo, pólvora o restos de material pirotécnico, lo primero que se debe hacer es lavar abundantemente el ojo con suero fisiológico o con agua, pero sin apretar el ojo. También es preciso acudir a Urgencias para ser examinado por un especialista.

· En el caso de un impacto directo en el ojo, es muy importante taparlo con una compresa limpia y acudir lo más rápidamente posible a un servicio de Urgencias oftalmológicas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies