EL PAPEL DE LOS LOGOPEDAS, FUNDAMENTAL PARA LA MEJORA DE LA CALIDAD DE VIDA DE PERSONAS CON DISFAGIA

En torno a un 8% de la población sufre de disfagia. Cifra que se dispara entre los adultos mayores que viven solos, con una prevalencia de entre el 30% y el 40% y que alcanza el 66% entre los mayores institucionalizados.

El cambio de dieta, adaptando las texturas de los alimentos para facilitar su ingesta, ayuda, pero puede no ser suficiente. Por ello, según indican multitud de estudios científicos sobre la disfagia, la rehabilitación logopédica (entrenamiento de los órganos de deglución, práctica de maniobras facilitadoras y técnicas posturales) puede paliar los efectos de la disfagia, e incluso evitarla.

Los objetivos del tratamiento logopédico, que son personalizados en cada paciente, van dirigidos a reducir el riesgo de aspiración y a enseñar técnicas que faciliten una deglución segura y eficaz. De esta forma se previene la asfixia por atragantamiento, que sigue siendo una de las principales causas de muerte accidental y morbilidad en todo el mundo.

¿Qué hacer en caso de atragantamiento?

Saber cómo actuar y aplicar el protocolo establecido (palmadas en la espalda, compresiones abdominales -maniobra de Heimlich- con una progresión a las compresiones torácicas si las anteriores no son eficaces para desalojar el cuerpo extraño), es fundamental. En estas situaciones, el tiempo es esencial, ya que a partir del minuto cinco puede comenzar el daño cerebral.

Pero en ocasiones, estas maniobras no resultan eficaces. La obesidad mórbida, el embarazo y estar en silla de ruedas pueden impedir la administración exitosa de las maniobras estándar contra la asfixia. En estos casos, los dispositivos anti-atragantamiento, como LifeVac, suponen un recurso de emergencia, que ayuda a aumentar la tasa de éxito.

Un reciente estudio de casos, sobre la reanimación de pacientes con disfagia orofaríngea en caso de asfixia por atragantamiento, publicado en Frontiers in Medicine, pone de manifiesto la utilidad de un dispositivo de succión -LifeVac- cuando las maniobras estándar no dan resultado.

Los autores del estudio indican que “los protocolos actuales sugieren reanimación cardiopulmonar (RCP) si las compresiones abdominales no resuelven el incidente de asfixia que, sin una vía aérea permeable, probablemente sea inútil y peligroso, ya que el objeto puede ser forzado más adentro de la vía aérea mediante respiraciones de rescate”.

En este escenario concluyen que “la reanimación de pacientes con disfagia orofaríngea con el dispositivo LifeVac puede ser una opción viable cuando las compresiones abdominales o los golpes en la espalda no logran resolver una emergencia de asfixia”.

El Colegio Oficial de Logopedas de Andalucía ha visto el potencial de este dispositivo para salvar vidas, y ha llegado a un acuerdo con LifeVac España para facilitar el acceso a sus colegiados a este dispositivo de limpieza de la vía aérea.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies