Cuidados específicos para personas mayores ante las altas temperaturas

Con el paso de los años, y a medida que nos adentramos en la vejez, aparecen también problemáticas y necesidades específicas propias de la edad. Resulta fundamental apostar por un estilo de vida sano y tener en cuenta ciertos consejos para reforzar la salud y bienestar de nuestros mayores, especialmente durante los meses de verano, cuando las altas temperaturas aún los convierten en más vulnerables.

Según el INE (Instituto Nacional de Estadística), actualmente los mayores de 65 años representan el 20% de la población, un 1,6% más que en 2021. En cinco años, esta población ha crecido un 5% en nuestro país, y si nos remontamos a hace 10 años atrás, el incremento es del 16%.

Mar Santamaria, farmacéutica de PromoFarma, el marketplace de referencia en el ámbito de la salud, belleza y cuidado personal, comparte los consejos esenciales y los principales factores a tener en cuenta para cuidar adecuadamente de los más mayores y proporcionarles el máximo bienestar en el marco del Día de los Abuelos.

  • Alimentación variada y buena hidratación

Es muy importante supervisar que su alimentación sea variada y cuente con todos los nutrientes y micronutrientes, asegurando de esta manera un aporte suficiente de proteína y fibra. La ingesta de proteínas de alto valor biológico suele ser deficiente según las encuestas de salud. Esto es debido, por un lado, a los problemas de masticación y, por otro a la dificultad para poder comprar alimentos frescos y de calidad como consecuencia de la pérdida de movilidad. Una ingesta deficitaria en proteína lleva a un mayor deterioro físico y cognitivo-emocional.

Para evitarlo, puedes usar formas de cocción que dejen los alimentos proteicos con una textura más blanda, para contrarrestar los problemas de masticación. También los puedes cortar en trozos pequeños o triturarlos convirtiéndolos en puré, por ejemplo. Algunas de las fuentes nutricionales con proteínas de alto valor biológico que no deben faltar en la dieta, si es omnívora, son: el huevo, el pescado sin espinas, la carne blanca y las legumbres. Los batidos con alto contenido proteico también son un buen recurso para completar el aporte proteico. Recordemos que, si la función renal está comprometida, el aporte de proteínas deberá ser más limitado y pautado por profesionales.

Otros nutrientes y micronutrientes que deben estar presentes en la dieta a la hora de cuidar de tus mayores son el calcio (lácteos como leche, yogures y quesos, frutos secos) y la vitamina D (cereales fortificados, pescados grasos y hongos), las fuentes de omega 3 (pescado azul, semillas oleaginosas y frutos secos), la fibra dietética (frutas y verduras de temporada), las grasas saludables y ricas en antioxidantes (aceite de oliva virgen extra y frutos secos) y los hidratos de carbono complejos (arroz, pasta integral, cereales integrales y tubérculos).

Durante todo el año, pero muy especialmente en verano y con la llegada de la ola de calor, es muy importante el mantenimiento de una buena hidratación. Con la edad, la sensación de sed disminuye, y la toma de determinados medicamentos puede agravar la presencia de deshidratación. Te recomendamos hacer recordatorios a los más mayores de que beban agua durante el día y minimicen el consumo de bebidas con gas, azúcar, edulcorantes y alcohol.

Si hay disfagia o dificultad de deglución, se puede hacer uso de espesantes, mejor si seguimos la pauta de un profesional sanitario para utilizarlos correctamente. Además, la hidratación también se puede reforzar con la toma de alimentos semisólidos o líquidos como los batidos, las bebidas vegetales, las cremas y los caldos. La fruta fresca también aporta una gran cantidad de agua, fibra y vitaminas.

  • Cuidado de la piel y de las mucosas

La edad suele conllevar una tendencia marcada a la sequedad de piel, bucal y de mucosas, que se agrava en un entorno con altas temperaturas y hay que estar alerta. “Para ello, recomendamos usar productos para higiene e hidratación corporal específicos para pieles secas y atópicas, ya que son muy emolientes, nutritivos y calmantes. Por otro lado, una piel bien hidratada también será menos propensa a las úlceras por presión”, explica Mar Santamaria, farmacéutica responsable de Atención Farmacéutica de PromoFarma y especialista en dermofarmacia, quien para prevenirlas recomienda aplicar aceites vegetales con ácidos grasos hiperoxigenados.

Otro aspecto muy importante a tener en cuenta cuando piensas en los mayores, es el cuidado de la higiene bucodental y la limpieza óptima de las prótesis dentales. Si hay sequedad bucal persistente, existen pastas dentífricas, colutorios y sprais refrescantes y humectantes preparados para combatirla. Por otro lado, y en el caso de las mujeres, si las molestias de sequedad aparecen en la mucosa vaginal y en la zona vulvar, se pueden usar hidratantes vulvo-vaginales para mejorar el confort, ya sean aplicados por ellos mismos o con ayuda, y, en este caso, será imprescindible mantener las revisiones ginecológicas al día.

Finalmente, ahora más que nunca, debes recordar a tus mayores la importancia de protegerse del sol. Es aconsejable la exposición a la luz natural durante las horas no centrales del día para la sincronización de los ritmos circadianos y para favorecer la síntesis de vitamina D en el propio organismo.

Pero, en el otro extremo, demasiada exposición al sol es nociva. En verano, las personas más frágiles deben evitar salir en las horas de mayor insolación y mantener el domicilio bien ventilado y fresco, así como utilizar sombrero y gafas de sol y usar un fotoprotector de fácil aplicación. Durante la ola de calor, recomendamos el uso de ropa fresca, de algodón y tejidos naturales, holgada y transpirable.

  • Mantenimiento de una buena salud física y cognitiva

Para mantener una buena salud física y cognitiva debemos evitar su deterioro con hábitos y actividades saludables. Te presentamos algunos consejos para ayudar a los más mayores a que cuiden de su salud y bienestar, y que sea más sencillo y eficaz que nunca:

  • Mantener las revisiones audiológicas y visuales al día para evitar su deterioro y la aparición del aislamiento social. 
  • Cuidar de los pies y de las articulaciones con el uso de calzado cómodo y adaptado, plantillas (si es necesario) y accesorios de apoyo para andar. 
  • Animar a las personas mayores para que se mantengan activas. Estos hábitos protegen de la pérdida de masa muscular y mantienen la movilidad general a través de paseos, pequeños ejercicios de fuerza, mantenimiento de rutinas, tareas y hobbies
  • Aconsejar otro tipo de actividades que refuercen sentirse útil y activo, y que representen un reto cognitivo, como el cálculo mental y los crucigramas, la realización de compras y la gestión del hogar. También las actividades junto a otras personas para favorecer la interacción social. 
  • Cuidar el descanso nocturno detectando posibles alteraciones que lo estén deteriorando, como, por ejemplo, el dolor no tratado, medicamentos o hábitos que estén interfiriendo negativamente. 

Según concluye Mar hay que promover siempre un trato humanizado y respetuoso hacia nuestros mayores. No debemos olvidar que son, ante todo, adultos. Adultos mayores, con una experiencia vital digna de ser escuchada”. Por este motivo, siguiendo estos consejos y escuchando las necesidades e inquietudes de los mayores, su cuidado y bienestar estará asegurado durante estos días de extremo calor donde pueden volverse más vulnerables que nunca.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies