Consejos para no alterar el metabolismo ante las altas temperaturas

En verano, la mayoría de las personas se permiten un descanso y son menos estrictas con las rutinas de actividad, nutrición y descanso que siguen durante el resto del año. Este cambio de hábitos, sobre todo en vacaciones, afecta al estado de salud habitual y provoca alteraciones en el organismo. 

La salud metabólica es la suma de varios factores que están relacionados con la forma en que el cuerpo funciona a la hora de metabolizar los nutrientes que le ofrecemos a través de las comidas. Itxaso Erasun, miembro del equipo de nutrición de Glucovibes, explica que los factores que determinan una buena salud metabólica son: la glucemia en ayunas o el nivel de glucosa en sangre al despertarse, el nivel de triglicéridos, los niveles de colesterol HDL y LDL, la presión arterial y la medida de circunferencia de cintura. 

El equipo de Glucovibes ofrece cinco consejos para mantener una buena salud metabólica en verano: 

1. Mantenerse hidratado

La hidratación es un factor clave para que el cuerpo funcione correctamente. La regla básica es beber agua, aunque no se tenga sed, e incluso algo más de lo habitual si nos exponemos a altas temperaturas o hacemos ejercicio bajo el sol. 

El agua es el principal constituyente del organismo, representa entre un 50% y 70% del peso corporal. Un equilibrio hídrico adecuado será esencial para un adecuado metabolismo, transporte de nutrientes, circulación y regulación de la temperatura. 

Además, la deshidratación puede generar dos aspectos nocivos para la salud metabólica. Por un lado, puede causar la no asimilación de nutrientes y también puede incrementar los niveles de glucosa en sangre al contar con menos agua en el cuerpo y aumentar así la concentración de glucosa.

2. Añadir color a los platos 

Una dieta equilibrada debe contener distintas clases de alimentos, una forma muy visual de entenderlo es a través de los colores. Las verduras y las frutas, además de contar con nutrientes saludables, fibra y muchas de las vitaminas necesarias para una buena salud metabólica, tienen alto contenido de agua, lo cual ayuda a mantener el cuerpo hidratado. Y, especialmente en verano, hay muchas opciones gracias a las frutas de temporada.

3. Paseos después de comer

El movimiento es un aspecto clave para mantener una salud metabólica óptima y también puede hacer que las digestiones sean mucho más ligeras. 

El equipo de Glucobives asegura que con solo 20 o 30 minutos de paseo después de cada comida se pueden tener mejores digestiones y, además, esto permite sentirse con más energía el resto del día. 

El objetivo es educar al cuerpo para que haga uso de parte de la energía que obtiene en cada comida y ésta pueda ser empleada por los músculos de forma directa tras su ingesta. De este modo, el cuerpo requiere menos insulina para eliminar el exceso de glucosa en sangre que se experimenta tras las comidas. Así, también se almacena menos glucosa o menos grasa cuando los niveles de glucógeno están llenos y el exceso de glucosa se convierte en grasa para almacenarlo en el cuerpo (esta es la razón por la que ganamos o perdemos peso, porque convertimos glucosa en grasa para almacenarla puesto que los depósitos de glucógeno están llenos). 

4. Adelantar la última comida del día

Durante los meses de verano, es habitual extender las comidas a altas horas de la noche y esto provoca que el cuerpo tenga que trabajar en momentos en los que espera estar descansando. 

Para mantener una salud metabólica adecuada se debe adelantar la hora de la cena e intentar activar el metabolismo después de comer. Otro aspecto que nos ayudará a descansar mejor será reducir la ingesta de alcohol y sobre todo, evitarlo durante las horas previas a acostarse. 

Por lo tanto, mantener el hábito de cenar temprano y acompañar la cena con un pequeño paseo es una buena opción. Incluso si se quiere tomar un helado o algo dulce, el mejor momento de hacerlo es durante ese paseo después de una cena temprana porque el movimiento ligero hará que la digestión sea más fluida y que los músculos y el consumo de glucosa durante el paseo ayuden a controlar los niveles. 

5. Dormir y descansar correctamente

El descanso es fundamental para que la salud metabólica mantenga un índice alto. Los órganos necesitan descanso, y ese descanso ocurre por la noche. Dormir poco hace que el cuerpo aumente la resistencia a la insulina ante la falta de descanso, haciendo que las digestiones generen picos de glucosa más elevados, algo que afecta negativamente a la salud metabólica si se mantiene en el tiempo. 

Un correcto descanso debe alcanzar al menos siete horas durante la noche y es fundamental para que el cuerpo esté al cien por cien. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies