David Curto, director médico, calidad e innovación de Sanitas Mayores: La falta de formación y la soledad, los grandes problemas de los cuidadores”

“A medida que los cuidadores principales son más mayores disminuye la capacidad de tratar y de cuidar de manera correcta al mayor, así como cubrir de forma adecuada los cuidados que el enfermo requiere. A esto se le suman otras responsabilidades como el trabajo diario, la situación familiar, el cuidado de los hijos o la situación económica. Por todo ello, es importante prestar atención a las preocupaciones a las que se enfrentan a diario para que no afecten al bienestar emocional o salud del cuidador”, explica en esta entrevista David Curto, directorMédico, Calidad e Innovación de Sanitas Mayores.

El 84%de las personas encuestadas afirma sentir agotamiento por los cuidados que proporciona a su familiar, y un 82% siente que ha perdido el control de su vida personal desde que se encarga de su ser querido.

“Cuidar a un familiar, cuando éste necesita atención, puede ser enormemente gratificante, pero también puede ser a veces tremendamente estresante y agotador y perjudicar a la propia salud de los cuidadores”, nos comenta Curto.

Sanitas Mayores ha realizado una encuesta entre los usuarios de Cuidar Bien, ¿Qué nivel de sobrecarga tiene el cuidador?

Este estudio de Sanitas nos ha arrojado datos muy interesantes, pero también preocupantes sobre el estado emocional de los cuidadores. Hasta el 84% de las personas que han sido encuestadas afirma sentir agotamiento por los cuidados que proporciona a su familiar o paciente, y un 82%siente que ha perdido el control de su vida personal desde que se encarga de su ser querido. Además, un 87% de los cuidadores afirma que debido a la responsabilidad que supone esta tarea no tiene tiempo para él mismo. Todos los porcentajes se mueven en cifras similares, concluyendo que, alrededor de 8 de cada 10 cuidadores tiene un alto nivel de sobrecarga con el que no puede lidiar o con el que está lidiando a costa de renunciar a su vida personal y/o profesional, lo que puede llegar a desembocar en el llamado “síndrome del cuidador”.

¿Cuáles son las señales de alerta del síndrome del cuidador?

Principalmente, hablamos de una mezcla de síntomas físicos y psíquicos. Un estado anímico de desgaste y agotamiento debido al cúmulo de tareas, alteración del patron del sueño, del patron alimentario, falta de tiempo. Se acompaña en ocasiones de falta de recursos económicos y de formación.

De hecho, tres de cada cuatro cuidadores creen que su salud, ya sea física o mental, se ha visto afectada por el cuidado de una persona dependiente, según la encuesta realizada por Sanitas Mayores.

A este estrés se le pueden suman otras responsabilidades como el trabajo diario, la situación familiar, el cuidado de los hijos o la situación económica, incluso agravándose a medida que los cuidadores cumplen años, tienen más edad y disminuye la capacidad física para tratar y cuidar demanera correcta al dependiente, así como cubrir de forma adecuada los cuidados que el enfermo requiere. Por todo ello, es importante no menospreciar la figura del cuidador, prestar atención a las preocupaciones a las que se enfrentan a diario y ser conscientes de que su bienestar es importantísimo porquees un reflejo de cuidado que recibe la persona dependiente.

¿En qué medida la salud del cuidador se ve afectada por el cuidado de su ser querido?

Lo más recurrente es que se vea afectada su salud mental y emocional, con la aparición de cuadros de estrés y ansiedad, provocados por las preocupaciones derivadas del cuidado y también por la renuncia al ocio y al tiempo libre, momentos en los que la mente pueda desconectar, relajarse y descansar. Es decir, se está ocupando tiempo de ocio en nuevas responsabilidades, con la fatiga y desgaste que puede traer eso. En muchas ocasiones el propio cuidador no lo relaciona con la sobrecarga de cuidar con lo que, y eso es importante, no demanda ayuda profesional.

Como conclusión, la salud mental se ve realmente afectada y sabemos que eso ya afecta también a la parcela física, acelerando el envejecimiento, facilitando las lesiones físicas y debilitando el sistema inmunológico.

¿La falta de formación es un problema para los cuidadores?

Sin duda alguna. Enmuchos casos, los cuidadores son familiares que, por azares de la vida, se ven en la obligación de cuidar a un familiar o ser querido con algún tipo de discapacidad, por lo que no tienen la formación necesaria. Recientemente,

Sanitas Mayores realizó el estudio “Cuidados de la persona con alzhéimer tras la pandemia por COVID-19” y, entre sus principales conclusiones, destaca que el 71%de los cuidadores cree que no cuenta con la formación necesaria para hacer frente al cuidado de su familiar. La formación es fundamental tanto para el formado como para el cuidado, ya que ambos se beneficiarán de unas técnicas y conocimientos que facilitarán la vida, las tareas y la relación de ambos.

¿Qué iniciativas se deberían de lleva a cabo para evitarlo?

Existen vías para que las personas obtengan esos necesarios conocimientos, pero entendemos que por la rutina del día a día, se vuelve algo complicado y lento el proceso de aprender todo lo necesario.

Para dar respuesta a algunas de las necesidades de los cuidadores, especialmente aquellas relativas a la formación especializada, SanitasMayores dispone de la plataforma online ‘Cuidar Bien’. En esta web y en las redes sociales, los médicos, enfermeras, auxiliares, fisioterapeutas, psicólogos y terapeutas ocupaciones, entre otros profesionales, van a compartir sus conocimientos, sus habilidades, herramientas y su experiencia con el fin de ayudar a cualquier persona a enfrentarse a la enfermedad y mejorar el tratamiento que les esté dando a la persona dependiente. A través de esta plataforma ofrecemos consejos útiles y accesibles para enseñar al cuidador a ocuparse de sí mismo a través de temas como la alimentación, el ejercicio y la desconexión, entre otros.

Existen 2,3 millones de personas dependientes que necesitan un cuidador en España. ¿Cómo se puede dar visibilidad a la labor que realizan estos cuidadores?

Es importante promover el cuidado de los cuidadores y dar visibilidad a la labor que realizan. El 5 de noviembre fue el día Mundial del Cuidador, unmerecido homenaje a todas estas personas, y es una iniciativa positiva para visibilizar su función, pero se deben buscar más vías para garantizar su reconocimiento y existencia. Por ejemplo, promoviendo esta profesión como una salida laboralmás atractiva y que da estabilidad económica a quien la ejerce. Desde los medios de comunicación también se podría hacer más hincapié en cómo se cuidan a las personas dependientes de este país en hospitales, residencias de ancianos, hogares particulares, centros de salud…

¿La Administración es consciente de esta realidad?

Sí, pero faltan iniciativas y recursos en ese sentido que no sólo ayuden a los cuidadores desde el punto de vista psicológico sino que también los formen y, sobre todo, prevengan un posible síndrome del cuidador. La existencia de un plan nacional contra la demencia operativo al 100%, con todo lo que ellos implicaría, seguro que sería de gran ayuda.Nosotros, desde Sanitas, ponemos a disposición de los cuidadores la plataforma online Cuidar Bien y estamos aportando soluciones para cubrir esas carencias que existen hoy en día. Esperamos que nuestro modelo sirva para trazar un nuevo rumbo y un plan de actuación conjunta.

¿Qué podemos hacer para prevenir el síndrome del cuidador? Es importante detectar cuanto antes las manifestaciones del síndrome del cuidador para actuar y procurar reconducir la situación.

Para prevenir y paliar la sobrecarga hay una serie de aprendizajes que son muy útiles. Lo más importante conocer a la perfección la enfermedad de la persona dependiente y sus efectos, para que así, cuando tenga lugar algún hecho propio de lamisma, el cuidador sepa qué sucede, cómo actuar y esto no le suponga una situación estresante y descontrolada.

También es muy útil intentar ser algo más que un cuidador. Convertirse, asimismo, en un acompañante o incluso un amigo para el paciente y su entorno hace que la relación vaya un poco más allá de lo meramente profesional y la tarea se convierta en algo menos estresante y más estimulante. Además, el propio paciente suele ser partidario de fomentar una relación de cordialidad, convirtiéndose, a su vez, en un apoyo emocional. Luego, si se necesitara ayuda profesional, los cuidadores, como cualquier otra persona con otro oficio, pueden y deben acudir a expertos de la saludmental si lo creen necesario.

Existen muchos grupos terapéuticos y psicólogos para cuidadorescon resultados muy positivos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies