Cómo aplicar la monitorización a distancia de las constantes vitales en residencias, eSport y aviación

Monitorizar las constantes vitales permite conocer el estado del sistema biológico de una persona, y poder tomar decisiones para mejorar su bienestar y seguridad en cada momento, así como prevenir situaciones de riesgo. En la actualidad, estas señales se registran con dispositivos que requieren contacto con la piel, y son muy relevantes en los procesos de atención sociosanitaria.

En esta línea, el Instituto de Biomecánica (IBV) está investigando en el proyecto SOLFIS, cuya financiación ha sido solicitada al IVACE, en la puesta a punto de posibles nuevas aplicaciones del registro de señales fisiológicas para evaluar la respuesta física y emocional de las personas a distancia mediante análisis de imagen, sin necesidad de dispositivos.

En palabras de David Garrido, Director de Innovación de Mercado en Salud en IBV, “el conocimiento de cómo y cuándo atender a una persona, así como la evolución e impacto de dicha atención sobre su salud representa el elemento clave no sólo en el ámbito clínico, sino para procesos de asistencia en nuevos ámbitos que estamos explorando en este proyecto como son residencias de mayores, eSports o aviación”. En esta línea, añade que “monitorizar las constantes vitales en cualquier momento y lugar, proporciona una gran versatilidad para cada una de las aplicaciones que estamos planteando”.

Estos modelos permiten obtener información sobre la funcionalidad cognitiva global, la atención, la velocidad de procesado, la memoria, el lenguaje o el nivel de estrés, entre otros. Toda esta información resultante tiene múltiples aplicaciones: en residencias de mayores para estudiar el deterioro cognitivo general, estudiar las disfunciones cardiovasculares, etc.; en eSports para analizar el rendimiento de los gamers y determinar niveles de riesgo a partir del estrés, etc.; o en aviación para ayudar en el seguimiento durante el vuelo, en el entrenamiento o en la selección de personal, entre otros.

Investigación junto a las empresas

IBV cuenta con una larga trayectoria dentro de esta línea de investigación de soluciones aplicadas basadas en medidas fisiológicas y trabaja para acercar estas nuevas tecnologías al tejido empresarial. Así, el proyecto SOLFIS cuenta con la colaboración de las empresas Gestió Sociosanitària al Mediterrani (GESMED), Centros Residenciales Savia, Encom Games, Airpull Aviation, Blautic Designs, MySphera,S2 Grupoy además cuenta con la reciente incorporación de GGTECH y de DOTIT, empresas del sector eSport.

En esta línea, tras identificar las necesidades de las empresas, los investigadores han avanzado en el desarrollo de la tecnología, basada en el registro mediante cámaras de visión y tratamiento de imágenes mediante técnicas de Inteligencia Artificial, y han entrenado las primeras redes neuronales con bases de datos abiertas. “Estamos trabajando en una base de datos propia que pueda especializar a estas redes neuronales en la obtención de constantes vitales que son clave en todas estas aplicaciones, como son la Frecuencia Cardiaca y la Frecuencia Respiratoria”, añade Garrido.

En definitiva, todas estas nuevas soluciones tecnológicas basadas en medidas fisiológicas resultan esenciales a la hora de identificar las mejores estrategias de atención en relación a la mejora de la salud y calidad de vida de las personas.

Finalmente, este proyecto (Ref. IMDEEA/2022/49) ha solicitado financiación 2022 de ayudas del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE) dirigida a centros tecnológicos de la Comunitat Valenciana para el desarrollo de proyectos de I+D de carácter no económico realizados en cooperación con empresas, cofinanciado por la Unión Europea.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies