La PMP se une a la reivindicación contra la violencia de género en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres

Con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, desde la Plataforma de Mayores y Pensionistas (PMP), expresan su indignación y dolor por las 38 mujeres asesinadas por violencia de género a lo largo de este 2022. Ya son 1.171 mujeres víctimas mortales por violencia de género desde el 1 de enero de 2003 hasta el día de hoy.

La Plataforma de Mayores y Pensionistas (PMP) denuncia la invisibilidad de la violencia contra las mujeres mayores, víctimas de una doble discriminación. Así, denuncia que, en la población mayor de 65 años, la violencia de género dentro de la pareja está especialmente invisibilizada y, muchas veces, normalizada. La PMP manifiesta así su rechazo ante cualquier forma de violencia contra las mujeres y contra las mujeres mayores, en particular.

Según la Macroencuesta de Violencia contra la Mujer realizada por el Ministerio de Igualdad en 2019, las mujeres mayores ocultan la violencia vivida en “bastante mayor medida” que el resto de mujeres, con todas las implicaciones que esto conlleva. En este sentido, poco más de la mitad de las mujeres mayores de 65 años que han sufrido violencia física, sexual o emocional por parte de alguna pareja, ha denunciado o buscado ayuda formal o informal frente al 85,6% de las de 16 a 64 años.

Entre sus conclusiones, se destaca que las mujeres de 65 años o más muestran prevalencias de violencia en la pareja inferiores a las que tienen entre los 16 y los 64 años. Tal y como indica la Macroencuesta, la menor prevalencia de la violencia entre las mujeres mayores se explica por una menor incidencia de la violencia de parejas pasadas. En cambio, si se observa lo que sucede en la pareja actual, las mujeres mayores muestran prevalencias de violencia más altas que las mujeres que tienen menos de 65 años.

Además, España ha empezado a contabilizar este año los feminicidios que se cometen fuera del ámbito de la pareja o la expareja. En su primer registro, relativo al primer semestre de 2022, la DGVG ha informado de 19 asesinatos de mujeres por el hecho de serlo, todos ellos cometidos por hombres conocidos de las víctimas. El 57 % de las mujeres asesinadas eran mayores de 60 años y en el 60% de los casos el presunto asesino era un familiar

La PMP destaca que entre los factores que hacen más vulnerables a las mujeres mayores cabe citar: su mayor dependencia económica, un mayor aislamiento y soledad, falta de apoyo personal y social, la persistencia de los roles tradicionales de género, el daño producido por el maltrato continuado y la falta de detección y visibilidad ante los servicios de atención a las víctimas de violencia de género. 

Por otro lado, explica que la salud de las personas mayores está muy relacionada con la forma en la que han vivido durante toda la vida y el impacto de la violencia de género en la salud de las mujeres mayores puede acarrear graves problemas. En el ‘Estudio sobre las mujeres mayores de 65 años víctimas de violencia de género’ (2019) publicado por la Delegación de Gobierno contra la Violencia de Género, se concluye que “el 39% de las mujeres encuestadas consideran que su estado de salud es regular y el 31% lo consideran malo o muy malo” (5 punto porcentuales a la media de la población general femenina de su misma edad), y “el 20% señala que no han hablado de la situación”.

En este sentido, expresa que “es una deuda histórica facilitar los recursos suficientes a las mujeres mayores para que en sus últimos años puedan vivir con dignidad, con bienestar y les ayudemos a salir de esa violencia invisibilizada, dándoles los medios necesarios”. Para ello, incrementar las acciones de divulgación, sensibilización y prevención de la violencia, malos tratos y abusos a las personas mayores y a mujeres mayores en particular, es esencial.

El abordaje de la violencia de género en mujeres mayores de 65 años requiere un enfoque específico, tanto en lo que respecta a su proceso de concienciación como víctimas, como a la información sobre sus derechos y los recursos de protección y apoyo disponibles. La orientación de las políticas públicas y los recursos de atención a las víctimas (alojamiento, tratamiento psicológico, asesoramiento jurídico, ayudas económicas…) también deben incorporar una perspectiva de edad, adaptándose al público objetivo, a la diversidad cultural y a su contexto de residencia.

“Es necesario que en los espacios y centros donde acude la población mayor tomen conciencia de esta realidad y se impliquen en la erradicación de cualquier forma de violencia contra las mujeres, alejándose del modelo tradicional, estático y machista, potenciando una visión de la población mayor dinámica, cambiante y digna de ser bien tratada en cualquier momento de su vida”, asevera la PMP.

Si crees que estás sufriendo una situación de violencia de género, si presencias un acto de violencia de género o si conoces a alguien en tu entorno que la pueda estar sufriendo, llama al 016. Ni un paso atrás contra la violencia de género.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies